Story Ideas

Descubra una salud renovada, la belleza de la naturaleza y la paz de un parque natural.

Lleve el espíritu de la relajación a nuevas alturas en las inspiradoras Montañas Rocallosas canadienses, donde el agua más cristalina y pura del mundo fluye desde glaciares que tienen decenas de miles de años de antigüedad. En el Parque Nacional Banff, estas aguas alimentan con gentileza los lagos alpinos color azul turquesa y los arroyos y ríos frescos que serpentean por las impecables zonas inexploradas, proporcionando el sustento a árboles, flores silvestres e innumerables especies de fauna salvaje. Simplemente estar aquí es una experiencia sublime. Desde que los relajantes manantiales de aguas termales fueron descubiertos en Banff en la década de 1880, visitantes de todo el mundo han viajado hacia el parque natural para redescubrir su lugar individual dentro de un mundo natural que se encuentra en medio de imponentes picos montañosos que delinean el horizonte. Limpie su alma y aspire el aire fresco alpino hasta lo más profundo de sus pulmones con una refrescante excursión por las sendas cercanas o con un tranquilo paseo guiado con raquetas para caminar en la nieve a través del inmaculado bosque invernal. Sumérjase en los burbujeantes manantiales termales de Banff Upper Hot Springs por la noche y observe cómo se eleva la luna sobre las montañas mientras aparecen las estrellas. Escápese del estrés y de la presión de la vida moderna con una sesión de yoga que sanará su espíritu, ya sea en una clase especializada, o sólo usted, un tapete y una gloriosa cima montañosa bajo el cielo azul. Existe una gran variedad de spas de un solo día en Banff y Lake Louise que pueden relajar tanto los músculos como la mente, ya que ofrecen masajes especializados, envolturas corporales terapéuticas y tratamientos orgánicos curativos que rejuvenecen la energía interior y ayudan a reconectarse con la esencia pura de la vida.

Descubra el verdadero lujo del Parque Nacional Banff.

Las Montañas Rocallosas canadienses son naturalmente majestuosas debido a su impresionante tamaño y a su impactante belleza, pero para los que tienen gusto por la buena vida, el tratamiento a cuerpo de rey apenas está comenzando. Los viajeros sofisticados encontrarán una experiencia extraordinaria dentro de una enorme reserva natural inexplorada en el Parque Nacional Banff. Estire las piernas durante un relajante viaje en limusina desde el aeropuerto y destape una botella de champaña mientras observa desde las ventanas cómo se acerca a las montañas. Adquiera los pequeños lujos de la vida en las exclusivas tiendas de Banff y Lake Louise, que le ofrecen los casimires más suaves, las pieles y los accesorios de piel más fabulosos, la moda de los diseñadores más elegantes y bolsos exclusivos. Recorra galerías llenas de lujosos detalles que ofrecen pinturas, esculturas y fotografías tradicionales y contemporáneas, cerámica funcional y artística, y cristalería contemporánea. Encargue una pieza privada de joyería creada con diamantes canadienses certificados o con la irresistible amonita, una exquisita gema regional. Prepárese para probar algo diferente durante su estancia con una cena íntima en uno de nuestros exclusivos restaurantes, en donde los galardonados chefs crean platillos innovadores a partir de carnes exóticas como bisonte, alce y caribú. En el Parque Nacional Banff, el arte y la cultura acentúan el lujo dentro de la naturaleza. Desde 1933, los programas de The Banff Centre for the Arts han inspirado nuevas tendencias artísticas y han transformado las trayectorias profesionales de algunos artistas. Durante el Festival artístico de verano de Banff se presentan actividades de danza, películas, música, literatura, ópera y artes visuales de clase mundial, además de eventos especiales a lo largo del año.

Las estrellas brillan más en el Parque Nacional Banff

“Luces, cámara... acción”, ha sido una de las frases más atractivas de Banff y Lake Louise desde que Marilyn Monroe voló por primera vez a las Montañas Rocallosas canadienses para filmar “River of No Return” en 1953. Una desafortunada caída durante la filmación hizo que la glamorosa rubia utilizara una silla de ruedas por un tobillo lesionado, así que los botones del aristocrático Fairmont Banff Springs Hotel competían todos los días por el privilegio de llevarla en silla de ruedas por el “Castillo de las Rocallosas”. Hollywood pronto se enamoró de las exclusivas vistas, las despejadas noches iluminadas por las estrellas, la naturaleza intacta y los lujosos alrededores, un santuario en donde los estridentes fotógrafos y los fanáticos no podían molestar a los artistas. La dramática belleza cinematográfica de las montañas, ríos y lagos lo ha convertido en un escenario popular de Hollywood, y la naturaleza ha servido como telón de fondo para películas como Legends of the Fall, Dances with Wolves, Mystery Alaska, The Edge y Brokeback Mountain. Tal vez hayan venido a trabajar, pero año tras año los ricos y famosos han regresado atraídos por el aire fresco de las montañas, los irresistibles paisajes y los hoteles de primera clase que sirven comida gastronómica exótica y vinos finos. Desde hace más de 10 años, cada mes de enero, celebridades de primer nivel que incluyen a Catherine Zeta-Jones, Michael Douglas, Meg Ryan y Robin Williams se han unido a Robert F. Kennedy Jr. en el Parque Nacional Banff para recaudar fondos para la Alianza Waterkeepers, un grupo ecologista que busca proteger el agua fresca de todo el mundo. El actor de cine y de televisión Alec Baldwin, que es un ferviente esquiador y coanfitrión del evento, señala: “Con frecuencia le digo a la gente que este es el lugar más hermoso en el que he estado”.